… (esta vez) no la tiene Yoko Ono. La tiene Facebook.


Sí, ésta es la conclusión a la que he llegado cuando, tras unos meses, me he dado cuenta de que el motivo para no actualizar tanto el blog es que mis amigos ya están lo suficientemente al tanto de lo que pasa en mi vida leyendo/escribiendo en el ‘wall’ o viendo las fotos que subo/otros suben a la red social más popular.

Hubo un momento en el que pensé que si no actualizaba esto más a menudo era por la ausencia de novedades/batallas/anécdotas en mi vida debido a lo absorbente de la vida tokiota… pero ésa es precisamente la principal fuente de batallas por aquí.

Cuando me di cuenta, pensé que, entonces, sería por la falta de tiempo. Y llegué a plantearme incluso convertir este blog en un fotolog… pero todos sabemos que el tiempo no es un problema porque hay ciertos momentos del día, de lunes a viernes, de 9.30 a 17.30, en los que será por tiempo para escribir…! 😉

No, señores, si no escribo es porque cubro mi cuota informadora vía Facebook (y porque soy un poco perro, a quién quiero engañar). 🙂

Ergo, una vez más (¿y van ya n ?), me comprometo a tener más cuidado este blog y actualizarlo, en el peor de los casos, con alguna foto self-explanatory (así me cubro las espaldas, jeje).

En breve, algo más sobre mi segundo viaje relámpago (éste más) a España.