Ayer mis “vecinos” de Acacias organizaron una fiesta de trajes del mundo. A mí, que me encanta eso de disfrazarme con cualquier excusa y hacer el tonto, me parece incomprensible que haya gente a la que no le guste nada (y no miro a nadie!!), pero bueno… Aquí dejo unas muestras de la originalidad en la elaboración de los disfraces… ¡y de lo que dio de sí la fiesta!

My “neighbours” at Acacias St. threw a World Costume Party. I love dressing up and playing silly with no excuse, so I can’t quite understand those who don’t (ahem… and I’m not looking at anyone in particular). Here you can see some samples of creativity when making the costumes… and the scope of the party!

El antes El después

Castellanos y faraones Escocés e inglés, hermanados.

Amor prohibido. Los moros

Pasodoble a 3DJs japoneses